Las seis prioridades del nuevo Ministerio de Transición Ecológica según IIDMA

El Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente IIDMA considera que el papel del nuevo Ministerio es fundamental, por su papel en garantizar que el desarrollo sea sostenible y se garantice la transición ecológica para las generaciones futuras, que tendrán que enfrentarse a las consecuencias de las medidas gubernamentales a nivel mundial. Confíamos en un  giro de 180 grados  dejando a un lado el apoyo a los combustibles fósiles y apostando por  políticas climáticas acordes a la dramática situación de nuestro planeta. Las cinco prioridades a las que el Ministerio de Transición Ecológica debe observar de forma urgente para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París son, de acuerdo con IIDMA:

1) Una Ley  de Cambio Climático y Transición Energética con objetivos cuantificables de reducción de emisiones. Esta Ley debe contemplar  una reducción de un 40% para 2030, tomando como referencia los niveles de emisiones en 1990, con la meta de llegar a un escenario de emisiones 0 en 2050. Es urgente desarrollar tanto la Ley como el plan nacional de energía y clima para poder cumplir con la reducción en 20130 junto conlos planes de adaptación al cambio climático.

 

2) Una Hoja de Ruta de descarbonización y cierre progresivo de las centrales de carbón: estas instalaciones son las principales emisoras de gases de efecto invernadero del sector eléctrico, y una de las principales responsables del cambio climático. IIDMA ha llevado el PNT (Plan Nacional Transitorio) de grandes instalaciones de combustión del anterior Gobierno ante el Tribunal Supremo, por ser contrario a la Legislación de la UE y a la Ley española, al no haber sido sometido a Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) con anterioridad a su aprobación. El PNT incluye 21 centrales térmicas de carbón, a las que permite emitir mayor cantidad de NOx, SO2 y partículas gracias a una excepción legal Según los datos del informe de IIDMA “Un oscuro panorama”, las emisiones de carbón fueron responsables de más de 700 muertes prematuras en 2014 y los costes sanitarios ascendieron a entre 880 y 1.667 millones de euros.

 

Además de ello, es fundamental que el Gobierno se oponga a la tramitación de la Proposición de Ley del Grupo Parlamentario Popular que plantea  modificar el art. 53 de la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico ampliando los supuestos en que puede denegarse el cierre de una instalación de generación eléctrica. Esta modificación supondría un importante obstáculo para una transición ecológica hacia las energías renovables. Sin embargo, el nuevo Gobierno ha trasladado ya al Consejo de la UE su deseo de ser más ambicioso con los objetivos medioambientales, por lo que el nuevo Ministerio tiene por delante el reto de hacer frente a todos los obstáculos puestos por el anterior.

Igualmente parte de esta descarbonización está estrechamente vinculada con el cumplimiento del plan de cierre de las minas de carbón.

 

3) El impulso a un modelo de “Fiscalidad Verde”: un sistema bajo el principio “Quien contamina, paga”. estableciendo impuestos climáticos a las empresas,  industrias y actividades más contaminantes generadoras de gases efecto invernadero, además de una tributación que favorezca la protección del medio ambiente.

 

4) La creación de un Fondo especial para el Cambio Climático con el objetivo de impulsar la ejecución de políticas y acciones destinadas a la lucha contra el cambio climático en diferentes campos, incluido I+D+i, políticas de adaptación y mitigación, y la garantía de una transición justa. El fondo sería financiado mediante los impuestos climáticos.

5) La adopción de medidas para hacer frente a la contaminación por plásticos. La contaminación por plásticos se ha convertido en una gran amenaza por ello este nuevo Ministerio debe de impulsar medidas para acabar con los plásticos de un solo uso. Asimismo, es necesario adoptar medidas relacionadas con el diseño y la producción, incluyendo los químicos utilizados en la fabricación del plástico que son perjudiciales tanto para la salud como para el medio ambiente. Finalmente, el Ministerio debe ser parte activa para impulsar las negociaciones de un convenio internacional para combatir esta contaminación.

 

        6) Participación pública y justicia ambiental , en coherencia con las obligaciones del Convenio de Aarhus del que España es Parte.  También deberá garantizarse la difusión y comunicación de la información medioambiental por parte de las administraciones. Para la aplicación de la Ley de una forma más efectiva, el Gobierno debería también planificar la formación de la judicatura en materia de cambio climático y facilitar el Acceso a la Justicia en asuntos medioambientales, incluyendo el reconocimiento de la justicia gratuita a las organizaciones de defensa ambiental.

“La creación del nuevo Ministerio de Transición Ecológica es una decisión acertada; esto permite la fusión de dos departamentos cuyas competencias están estrechamente vinculadas. La designación de Teresa Ribera como Ministra, con una dilatada experiencia en el sector, abre una puerta a la esperanza para que nuestro país se  ponga en cabeza en la lucha contra el cambio climático, con las oportunidades que esto representa. Por ello, esperamos que pueda poner en marcha las políticas que ha apoyado durante estos años e impulsar la transición energética y ecológica tan necesarias en nuestro país ” afirma Ana Barreira, Directora de IIDMA.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Cookies Policy

This website uses cookies to for ease of use and navigation. If you continue navigating this website you are giving consent that you accept the use of said cookies and our own cookies policy.

ACEPTAR
Aviso de cookies