IIDMA y Re:Common aplauden la decisión de Endesa de cerrar dos centrales de carbón como paso positivo para el fin del carbón en 2025

El Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) y la organización italiana Re:Common aplauden la decisión de Endesa de solicitar el cierre de dos de sus centrales de carbón, pidiendo también que inicien el proceso para garantizar el cierre de las tres restantes en 2025 a más tardar. Endesa ha presentado el pasado miércoles 19 de diciembre la solicitud de cierre al Ministerio para la Transición Ecológica de las centrales de carbón de Teruel (Andorra) y Compostilla (León). Se trata de un primer paso para el cierre definitivo de dos de las centrales más contaminantes de España, que suman una potencia de 2.061 MW. Endesa argumenta su cierre por la imposibilidad de recuperar las inversiones necesarias para adaptar estas centrales a los límites de emisiones marcados el nuevo documento BREF para grandes instalaciones de combustión, que establece límites todavía más estrictos que la DEI (Directiva de Emisiones Industriales). Sin embargo, el cierre debe ser aprobado por el Gobierno tras una evaluación previa por parte de Red Eléctrica Española, que debe examinar si el cierre afecta a la seguridad de suministro.

No obstante, su cierre no es una noticia nueva: Enel, principal accionista de Endesa, lo anunció en su Junta de Accionistas de 2017, después de que portavoces de IIDMA y Re:Common insistieran en la misma de que era necesario un calendario de cierre de sus centrales térmicas, necesario para cumplir con el objetivo del grupo Enel de ser “carbon neutral” en 2050. Asimismo, la plataforma Un Futuro Sin Carbón realizó peticiones similares a Endesa en Julio de 2018, exigiendo el cierre de todas sus centrales de carbón para 2025 y solicitando que presentasen cuanto antes las solicitudes de cierre para Teruel y Compostilla.

Compostilla y Teruel son dos de las centrales más contaminantes a nivel europeo. La plataforma de organizaciones EBC (Europe Beyond Coal) las incluye entre las llamadas Toxic 30, las 30 centrales europeas con más impactos en la salud pública, situando a Teruel en la quinta posición en el ranking y a Compostilla en el puesto 16. Siguiendo la publicación del informe Last Gasp de EBC, la plataforma “Un Futuro Sin Carbón” reiteró con motivo de la COP24 (Cumbre del Clima) el cierre de las centrales de Endesa, la sexta compañía más contaminante de Europa en relación con el carbón.

Si bien el cierre de Teruel y Compostilla es un paso positivo para la descarbonización del grupo Enel, es necesario recordar que Endesa ya ha realizado inversiones para que las centrales de As Pontes o Litoral continúen operando más allá de 2020, y todavía no se conocen sus planes para la central de Alcudia, en Mallorca, a pesar de que todo apunta a que su cierre no supondría problemas para la seguridad de suministro de la isla. Actualmente esta central funciona bajo una excepción europea hasta 2020, momento en el que deberá cerrar si no se adapta a los límites más estrictos previstos por la normativa europea. De acuerdo con el anteproyecto de Ley de Cambio Climático de Baleares, actualmente en tramitación parlamentaria, los grupos I y II de la central deben cerrar en 2020, mientras que se prevé que los grupos III y IV funcionarán hasta 2025. Las organizaciones piden a Endesa que ponga en marcha las medidas necesarias para que todas sus centrales térmicas cierren antes de 2025, incluidas aquellas en las que se han realizado inversiones.

En esta línea, IIDMA pide que se especifiquen fechas de cierre de las centrales de carbón españolas en el futuro Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, cuyo borrador está previsto que se envíe a la Comisión Europea antes del fin de 2018.

“Todas las centrales de carbón deben cerrar en 2025 a más tardar si queremos cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. El cierre de Teruel y Compostilla es un paso positivo por parte de Endesa. No obstante, es necesario que Endesa continúe en esta dirección y presente cuanto antes un calendario de cierre de todas sus centrales en España, lo que facilitará una transición justa.”, afirma Ana Barreira, directora de IIDMA.

“Enel principal accionista de Endesa debe comprometerse de manera firme a la descarbonización del grupo y actuar pronto en Alcudia también, urgiendo a Endesa para que presente la solicitud de cierre de los grupos I y II. Perderán credibilidad si tratan de alargar mediante prórrogas la vida de la central cuando el gobierno regional ya ha declarado su intención de implementar una ambiciosa estrategia de descarbonización en Baleares que prevé el cierre de la central”, afirma Antonio Tricarico, de Re:Common.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Cookies Policy

This website uses cookies to for ease of use and navigation. If you continue navigating this website you are giving consent that you accept the use of said cookies and our own cookies policy.

ACEPTAR
Aviso de cookies